social climber

"yo queria ser Sandra Dee y acabe siendo Chachita"

domingo, 1 de marzo de 2015

Largos como la Cuaresma


Y con el encanto de una endoscopia...

Así transcurrieron los Óscar 2015.

Ganaron quienes tenían que ganar y tal ves por eso muchos apostaron a lo seguro, porque eso se trasmitió en pantalla: vestidos que pretendían ser atemporales y estilismos políticamente correctos.



Ya ha pasado una semana y me tarde tanto en este post para hacer una "prueba del tiempo" y ver que nos ha quedado para el recuerdo... y no es mucho:



Los Óscar de este año nos dejaron la certeza de que Cate Blanchett es la reina de la sonrisa de hombro ladeado desde 1999.


Y es que aunque aplaudo que usara a MM por Galliano siento que pecó de recatada y pudo haber usado algo más arriesgado o memorable de esa colección y es que a pesar de que  su collar es de Tiffany & Co. y que debe costar más que mis dos riñones juntos no aporta gran cosa a un look que nadie recordará en seis meses.


Tan olvidable como el de Jessica Chastain, quien por lo menos hace un homenaje involuntario a mi Julia Roberts en 'La Boda de mi Mejor Amigo'.



Homenaje también el de la Gwyneth Paltrow a aquel infame look de Paula Patton, demostrando que injustamente todo luce mejor cuando eres talla 0.


Supongo que en la misma onda de homenajear looks inolvidables estaba Melanie Griffith cuando contrató al mismo cirujano del Guason... 


Por otro lado aplaudo que por fin Meryl Streep contratara a un buen estilista! Nunca la había visto tan bien en esta ceremonia.


Igual un aplauso para los caballeros que tanto en la ceremonia como en las fiestas posteriores le dieron un poco la vuelta a la tuerca del smoking, cambiando el clásico y un tanto aburrido negro por un azul más dinámico e interesante.



Ojalá pudiera decir lo mismo de mi Lupita Moñoñongo... con un Calvin Klein que desaparecía con ese fondo de la alfombra roja y que tambien desapareció pero de su cuarto cuando se lo robaron para después regresárselo al no poder vender las perlas por no ser "originales", yo le sugiero que a la otra se lo diseñe nuestro Mitzy que si usa perla "de la buena" .



Con todo y el "PerlaGate" mi Lupis si se veía mejor que Marion Cotillard quien parecía bolsa de aspiradora en ese Dior que combinaba perfecto con el color, no tan blanco, de sus dientes.



Y de Lady Gaga y sus guantes, cuyos memes han sido lo más memorable de esta entrega, sólo puedo decir que como fan de Myrtle Snow yo apruebo totalmente el uso de los mismos.



Mención especial en este recuento tienen esos bonitos y muy envidiables momentos que nos recuerdan que el amor en Hollywood si existe... hasta qué la próxima película con escenas candentes los separe.




Y para no perder la bonita tradición, este humilde blog se complace en nombrar el peor estilismo de la noche y este dudoso honor es para Will.I.Am que no se sí iba a la ceremonia o si recién se había escapado de prisión.


Mención honorífica para Willow Bay por haber encontrado la ocasión perfecta para usar ese Rodarte, al menos hasta el estreno del episodio 7 de Star Wars.



Al final me quedo con los bonitos y divertidos momentos del backstage que parece estuvo mucho más divertido que lo que se vio en pantalla:


Los Oscares hechos de Lego para los perdedores.

 
Las asistentes bien alegres por trabajar doble turno.


El Iñarritu arrepegándole el cuerpo a Emma Stone.

 
La faja de Jennifer Aniston al cargar a la anteriormente mencionada.


Y la típica gorda que se cuela en la selfie de Reese Whiterspoon.

Por cierto: alguien sabe donde puedo demandar a los escenógrafos de la Academia por haberse robados los espejos de mi sala? 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal

,,,,, Web Counter
Free Counter